Saltar al contenido

Políticas en tiempos de emergencia

Por Emilio Cruz López

Relaciones sociales, restricciones legales y jerarquías: sistemas con tal complejidad que ninguna persona por sí sola puede aspirar a entender por completo, mucho menos dirigir. El resultado es un sistema en la que toda regla normal de comportamiento deja de ser un punto de referencia fiable.

Ilustración | Ana Paula Durán

Los accidentes son aterradores, no solamente porque pueden implicar la pérdida de vidas, sino también porque aniquilan “el instructivo social” de los humanos para saber con quién hablar o qué hacer en una situación de emergencia. Ahora, una cosa es tener un instructivo social y elegir desafiarlo, pero otra completamente diferente es tener todo tu marco de referencia de “normalidad” destrozado en un momento, dejándote en la incertidumbre, sin ningún tipo de guía.

Por eso, no sorprende que la ética de las emergencias sea un tema que ha mantenido ocupado a los filósofos y teóricos políticos durante décadas. La capacidad de un sistema político o social para hacer frente a estos contratiempos, se ha convertido en una especie de prueba de fuego para su viabilidad o legitimidad. 

Esto parece, a primera vista, un criterio perfectamente razonable. Después de todo, una gran parte del objetivo de las relaciones internacionales y de las ciencias sociales en general es aliviar el sufrimiento humano, y una gran cantidad es causado por accidentes, que van desde desastres naturales hasta una infraestructura colapsada por actos de crimen organizado.

Hacer de las situaciones de urgencia una métrica determinante de la política o de la moral, corre el riesgo de borrar o minimizar el real día a día del negocio de la política, que es construir y mantener sistemas sociales que permitan a las personas la libertad genuina de vivir cómodamente. Cuando desgracias poco comunes dominan nuestras preocupaciones, y el obsesionarse con construir mecanismos que puedan sobrevivir a toda costa, en lugar de pensar en cómo construir estructuras que -aunque no sean totalmente impermeables a destrucción- realmente ayudarán a la gente a vivir una vida pacífica, puede ser extremadamente peligroso.


Ilustración | Oriana Fenwick

Esta «mentalidad de emergencia», tiende a producir sistemas y políticas que perjudican el bienestar humano. Una razón obvia es que puede producir una especie de pensamientos de “búnker”, en la que franjas enteras de la población encuentran que su autonomía y privacidad básicas han sido abrogadas por las autoridades que buscan evitar la repetición de alguna calamidad pasada o imaginaria en absoluto costos. Ejemplo de esto, el aumento de la vigilancia masiva del gobierno de EE. UU. en respuesta a los ataques del 11/S, o los cambios constitucionales promovidos por Nayib Bukele en El Salvador que justifican la violencia sistémica en los sistemas penitenciarios hacia las personas recluidas.

“En momentos de crisis, la población está dispuesta a entregar un poder inmenso a cualquiera que afirme disponer de la cura mágica, tanto si la crisis es una fuerte depresión económica como sí es un atentado terrorista”.

Naomi Klein, autora de “La Doctrina del Shock”.

A propósito del mandatario salvadoreño, otra razón importante es señalar fundamentalmente el status privilegiado de unas contingencias sobre otras. En una sociedad profundamente desigual, por lo general, son las personas cómodas y poderosas quienes deciden qué constituye una “emergencia” y qué normas de comportamiento deben suspenderse o mantenerse mientras dure la crisis.

Experimentamos una urgencia en proporción a nuestra propia impotencia en medio de la situación. Esta alcanza su máxima expresión en la capacidad que tienen los poderosos para crear situaciones de alarma y luego negar su existencia, porque lo que la gente experimenta como sufrimiento es para quienes están en el poder, simplemente el despliegue de una política.


Ilustración | Andrea Ucini

Esta lógica jugó casi a la perfección en la Gran Hambruna de Irlanda, durante la cual el Parlamento británico se negó en gran medida a aprobar medidas de ayuda destinadas a reducir precios en los alimentos o restringir la exportación de los mismos. El resultado fue una exportación continua para la venta en los mercados extranjeros, donde se podía obtener precios más altos para el beneficio de los terratenientes protestantes ingleses y anglo-irlandeses, mientras que abrumadoramente, el campesinado católico fallecía por la hambruna.

El alivio no llegó precisamente porque quienes tenían el poder para otorgarlo no experimentaron el problema como un acontecimiento que requería ayuda inmediata.

Por ejemplo, un cierto grupo de tecnócratas liberales alientan precisamente a esta línea de razonamiento, lo que sugiere que los analistas políticos imparciales son más adecuados para decidir qué es una “emergencia” real y qué es meramente histeria o una tragedia inevitable. Esta es la línea de pensamiento propuesta por personas que creen que resolver nuestros problemas sociales y políticos más apremiantes requieren poner a “gente inteligente” a cargo. 

Esto alimenta un autoritarismo profundamente cruel e intransigente. Las personas son simplemente más adecuadas para gobernar, y aquellos que se niegan a aceptar el gobierno por los mejores, merecen cualquier sufrimiento que les suceda como resultado.

Entonces, ¿cuál es la respuesta?

Si socialmente se quieren entender las tragedias ajenas y movilizarse ante regímenes políticos de ciertos países que son indiferentes, o aún peor, promueven iniciativas que vulneran las posibilidades de actuar ante la mayor posibilidad de situaciones de urgencia, se debe recurrir a un elemento quizás subjetivo, pero importante, encontrar la empatía en nuestra sociedad. 

Para ser empáticos ante las contingencias de las personas, se encuentra la cercanía en nosotros mismos de manera fugaz e imperfecta, pero se encuentra. Este es el amor que permite a las personas que han sufrido crímenes violentos, clamar contra el encarcelamiento y la pena de muerte como herramientas de venganza y no de justicia. Es la cercanía lo que le permite a una persona luchar por los derechos LGBT, y también mencionar que alguien que votó por Donald Trump, por ejemplo, y se niega a aceptar los matrimonios igualitarios como algo real, también derecho a un salario digno y atención médica. Esta, y solamente esta, es la proximidad a través de la cual las personas separadas por la experiencia pueden considerar el bien de los demás como propio.

Las máscaras que nos impone la distancia literal y metafórica nos impiden ver las angustias y emergencias de otras personas. Estas son distancias que solo la empatía por los demás puede atravesar. Y en medio de algo para lo que no podíamos estar preparados, algo que nos despoja de todas las demás guías para la acción y no deja nada más que nuestra decisión de actuar, solamente actuando en el amor podemos esperar actuar correctamente. 


Emilio Cruz López (México): Licenciatura en Relaciones Internacionales, Universidad Iberoamericana.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: