Saltar al contenido

El monstruo de Libia

Por Arturo Bautista

El traficante de personas más buscado a nivel internacional, conocido por su trato cruel y violento que daba a las víctimas, ha sido detenido en Sudán ¿Qué nos dice esto de la seguridad en la región?

En febrero de 2021 nuestro protagonista, Kidane Zekarias Habtemariam, sería juzgado en la capital de Etiopía, Abdis Adeba. Sin embargo, en una fuga de película, se cambió de uniforme en los mismos baños del juzgado y logró escapar. Fue declarado culpable en ausencia y condenado a cadena perpetua por dirigir una importante organización delictiva dedicada al secuestro, la extorsión y el asesinato de emigrantes de África Oriental, entre otros cargos.

Zakarias es uno de esos oportunistas que ganaron lugar al anarquía en la que se sumergió la Libia tras la caída de Gadafi y, especialmente, gracias a las grandes oportunidades que ofrecían las redes de tráfico de personas.

Las autoridades neerlandesas, por su parte, acusaron al traficante de dirigir un campamento en Libia donde miles de migrantes eran objeto de agresión agravada, secuestro y violación. No todos sobrevivieron al viaje a Europa.

Así es que el apodado «Monstruo de Libia» se responsabilizó, al menos desde 2019, de la «gestión» de algunos de estos campos de refugiados y migrantes como el de Bani Walid, llamada vulgarmente la «ciudad fantasma» debido al elevado número de desapariciones que se producían en el mismo.


El eritreo Kidane Zekarias Habtemariam era conocido «por el trato particularmente cruel y violento» a los migrantes con los que traficaba

Kidane Zekarias instauró un régimen de terror apoyándose principalmente en su banda armada y en la incapacidad de las autoridades libias para hacerse cargo de la gestión de los flujos migratorios en plena guerra civil. A sus hombres -y a él personalmente- se les acusa de cometer crímenes violentos, a menudo con el fin de forzar el pago de los migrantes a cambio de su «billete» a Europa.

Zekarias y otros como él fueron instrumentales para provocar la crisis migratoria del 2015, que sacudió a la política europea, sus redes de tráfico de personas fueron las principales responsables de lanzar a cientos de miles de personas al mar en pésimas condiciones.

En marzo de 2022, la Interpol estableció una amplia cooperación con sus homólogos en Etiopía, Sudán, Países Bajos, Emiratos Árabes Unidos, así como con varias organizaciones internacionales, lo que le permitió ir estrechando el cerco en torno al prófugo y a sus asociados. En consecuencia, las autoridades de EAU lograron llevar a cabo una investigación exhaustiva sobre la red de traficantes, identificando actividades de blanqueo de capitales que conducían a Sudán.

«Gracias a la profesionalidad y dedicación de nuestros policías, el traficante de seres humanos más buscado del mundo ya no podrá cometer sus despreciables acciones», aseguró Saeed Abdullah al Suwaidi, Jefe de la Dirección General Federal Antidroga del Ministerio del Interior de los EAU.


La Interpol también declaró que se esperan más detenciones en el marco de las investigaciones en curso y mientras continúe su coordinación con varios países miembros de la mayor organización de policía internacional. «Su localización y detención asestará un duro golpe a una importante ruta de contrabando hacia Europa y protegerá a otras miles de personas de ser explotadas a manos de este grupo delictivo», agregó la Interpol.

‘’Esta intensa colaboración generó un nuevo lote de inteligencia, lo que permitió a las autoridades de Emiratos Árabes Unidos realizar una exhaustiva investigación de su red y de sus familiares, identificando actividades de lavado de dinero y apuntando a Sudán como nido del traficante’’.

Interpol sobre sus nuevas vinculaciones en África.

Finalmente, la historia tuvo final feliz cuando la policía emiratí -en colaboración de las autoridades sudanesas- llevó a cabo la detención del traficante, que se espera sea puesto a disposición de las autoridades judiciales a la brevedad para que pueda comenzar a cumplir con su condena. Con todo, aún se esperan más arrestos como parte de las investigaciones en curso, ya que solo sería el comienzo de las detenciones.

La caída del «Monstruo de Libia» supone un duro golpe y un contundente mensaje contra los traficantes de seres humanos que fomentan y se apropian de las rutas de migración irregular, valiéndose de la inestabilidad regional y las guerras que afectan crónicamente la región.


Arturo Martínez Bautista (México): estudiante de Relaciones Internacionales, Universidad Tecnológica de México.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: