Saltar al contenido

Twitter y los límites de la “libertad”

Por Emilio Cruz López

La adquisición de una de las redes sociales más importantes del mundo por Elon Musk trajo consigo cierta incertidumbre en torno a la evolución de este popular espacio.

Ilustración | Paula Durán

Las manifestaciones y los movimientos sociales han sido y serán en la historia uno de los pilares más relevantes de cualquier país y en muchos casos pueden ser quienes dan un golpe al timón. La Primavera Árabe, los movimientos feministas y las marchas contra el cambio climático son tan solo unos cuantos ejemplos de como Twitter puede ser lo peor o lo mejor para ellos.

En muchos escenarios, cuando el Estado toma control de los medios de comunicación, cierra internet, y toma medidas contra la “disidencia”, los movimientos sociales y activistas encuentran su refugio en lugares como Twitter. Ya sea para planificar una protesta, notificar a las personas sobre nuevas rutas, caminos seguros e inseguros y también difundir si alguien ha desaparecido o ha sido arrestado.

Pero, así como el Estado tiene el monopolio del uso de la fuerza y del despliegue de seguridad para la coerción física, también puede perseguir en línea, lanzar desinformación, coordinarse para cometer abusos, intimidad y particularmente silenciar activistas o periodistas. Sería ingenuo afirmar que Twitter es un espacio seguro para todos los países. En Medio Oriente se ha documentado que se ha convertido en ciertos momentos en una pesadilla de acoso y desinformación (coordinado por el Estado).


La amenaza constante y el nivel de ansiedad y miedo que los regímenes dictatoriales infligen a cualquiera que se les oponga lleva a muchas personas a autocensurarse o abandonar la profesión periodística, el activismo o la labor académica.

Como tantos periodistas y defensores de Derechos Humanos, la toma de control de Twitter por parte de Elon Musk ha producido preocupación por estos grupos en este tema. Sin embargo, cuando Musk describe a las redes sociales como una “plaza digital” para el debate público y afirma que «la libertad de expresión es la base de una democracia funcional» ¿Quién podría estar en desacuerdo?

Los grupos sociales y las personas que se manifiestan día a día han arriesgado su vida por expresarse libremente, abogar por la democracia, la libertad y los Derechos Humanos en el mundo, se ha convertido en muchas regiones en un asunto de estar dispuesto a arriesgar tu vida por esos ideales.

La comprensión de Musk de lo que significa la libertad de expresión implica que el campo de juego está nivelado y que todas las personas son tratadas por igual y de manera segura en línea, sin embargo, se puede decir con certeza que deshacerse de todas las barreras en Twitter, incluidas las políticas y procesos significativos de moderación de contenido, deliberadamente ignora las formas en que el abuso desenfrenado en línea congela y aniquila la libertad de expresión.

Las personas en redes sociales son atacadas no solamente por lo que dicen en línea, son agredidas por el simple hecho de ser miembros abiertos de un grupo en particular: por su nacionalidad, su fe, su identidad o expresión de género. Si las minorías, las personas que hacen labor periodística y las que defienden los Derechos Humanos son expulsadas de las plataformas digitales debido a los abusos graves y constantes, los debates públicos quedan en manos de unas cuantas personas privilegiadas con las voces más fuertes e imponentes.

Si Twitter es el sitio donde “se debaten asuntos vitales para el futuro de la humanidad”, la pregunta es: ¿Quién importa en estos debates?

En caso de que Elon Musk se esté tomando en serio hacer de Twitter un refugio seguro para la libertad de expresión para todas las personas, debe recordar que las redes sociales (y particularmente Twitter) son una herramienta crítica utilizada por periodistas, disidentes y activistas de todo el mundo para decir la verdad al poder. Y quienes están en el poder despliegan cínicamente campañas coordinadas de hostigamiento y desinformación para socavar la prensa libre y eliminar la “disidencia”, las personas que son residuos del sistema y no le sirven al mismo.

De hecho, históricamente Twitter ha priorizado a “ciertos” usuarios, a los usuarios de habla inglesa y también habitantes de Estados Unidos, encima de otros grupos como son los colectivos o usuarios del sur global, las personas negras alrededor del mundo tampoco sufren del mismo mal; la red se ha demorado bastante en implementar políticas serias que busquen proteger mejor a sus usuarios vulnerables


No obstante, después de una década de defensa incansable por parte de la sociedad civil y los activistas, Twitter finalmente comenzó a progresar en los últimos años para abordar el abuso y la desinformación, pero aún queda mucho trabajo por hacer.

Cuando se silencian las voces y se enfrían los discursos, el discurso público sufre. La libertad de expresión no existe sin seguridad y protección virtual. Al reducir el efecto nocivo del acoso en línea, las plataformas como Twitter, Facebook e Instagram pueden garantizar que las redes sociales se vuelvan más abiertas y equitativas para todas las personas.


Emilio Cruz López (México): Licenciatura en Relaciones Internacionales, Universidad Iberoamericana.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: