Saltar al contenido

Tiempos turbulentos

Por Concepción Mejías Carrascosa

Luego de algunos meses de espera, y de idas y vueltas por los pasillos del poder en Londres, finalmente conocimos quién será la sucesora de Boris Johnson en el número 10 de Downing Street. La noticia llega en un momento cargado para la política británica.

Continuando con la historia que comenzaron Theresa May y Margaret Thatcher, Elisabeth Truss se convirtió en la tercera mujer en ocupar el cargo de Primera Ministra del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, tras haber superado a su contrincante Rishi Sunak con un total de 81.300 votos a favor.

Elisabeth «Liz» Truss nació en Oxford en 1975. Pronto se interesó por temas sociales y políticos. Estudió filosofía, política y economía en la Universidad de Oxford, donde fue elegida como presidenta del grupo de los Demócratas Liberales y miembro del Comité Ejecutivo Nacional.

Aunque podríamos decir que sus primeros pasos políticos comenzaron de la mano del Partido Liberal, en 1996 empezó a formar parte de los «tories», como se conoce al partido Conservador. Su carrera profesional, desarrollada como economista en sus inicios, quedó completamente ligada a la política cuando en 2014, tras una reorganización del Gobierno de James Cameron, fue nombrada Secretaria de Estado de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales.

Más tarde, bajo el Gobierno de Theresa May, Truss se convirtió en la primera mujer nombrada Secretaria de Estado de Justicia y “Lord Canciller”. Dicho cargo fue designado por la mismísima Reina Isabel II, aconsejada por el líder del Gobierno y que, hasta entonces, únicamente había sido ocupado por hombres.


Tras las elecciones generales de 2017, Elisabeth Truss obtuvo el cargo de Secretaria de Estado del Tesoro y, aunque en 2019 se declaró como posible candidata para suceder a Theresa May en la presidencia del Partido Conservador, finalmente decidió abandonar su pretensión y apoyar la candidatura de Boris Jonhson, quien la nombró en 2021 Secretaria de Relaciones Exteriores.

Finalmente, en julio de 2022 anunció sus intenciones de presentarse como candidata al puesto de líder del Partido Conservador luego de que Boris Johnson anunciara que presentaría su renuncia.

En su carrera hacia Downing Street se topó con varios aspirantes al puesto, entre los que se encontraban algunos ex compañeros de campaña y de partido. Finalmente, este lunes 5 de agosto se llevó a cabo la tan esperada elección y se alzó como vencedora frente a Sunak.

Su siguiente paso fue, por tanto, viajar con Johnson al Castillo de Balmoral, en Escocia, para mantener sus respectivas audiencias con la Reina Isabel II. En ellas Johnson presentará su dimisión formalmente y, a continuación, la Reina Isabel II pedirá a Truss que forme un nuevo Gobierno. Cumplido este acto, la oficialmente nombrada Primera Ministra, retornará a Londres para designar a aquellas personas que formarán su Gobierno.


La ex Ministra de Exteriores ha centrado su campaña política de los últimos meses en defender una reforma económica, con una premisa: bajar los impuestos. Truss ha defendido durante estas semanas que la población británica sería capaz de afrontar mucho mejor las consecuencias de la salida del país de la UE, al igual que las del conflicto ucraniano, con “más dinero en sus bolsillos” – según afirmó en su discurso de la victoria.

En un panorama de crisis energética, en el que la inflación podría superar el 18% en enero de 2023, y con una población afrontando un coste de vida disparado, la candidata ya denominada por muchos “thatcherista” no duda en mostrarse especialmente intervencionista al remarcar la importancia de la responsabilidad fiscal, la reducción de la deuda y la liberalización económica como aspectos clave para favorecer el crecimiento económico del país.

No menos apremiante resulta la situación actualmente entre Londres, Bruselas y el protocolo de Irlanda del Norte. Ya bajo el mandato de Johnson, Elisabeth Truss comunicó públicamente el descontento del partido Conservador ante la poca flexibilidad que mostraba la Unión Europea frente a las posibles modificaciones de este acuerdo y la carga burocrática que conllevaban las negociaciones, llegando a plantear incluso la posibilidad de que Reino Unido invocara el artículo 16 del protocolo y rompiera así unilateralmente cualquier negociación.

Con esta victoria, Truss ha heredado lo que sin duda será un trabajo complicado, puesto que Reino Unido se encuentra actualmente lidiando contra tres grandes problemas. Por un lado, la división partidaria que provocó su antecesor, Jonhson, por otro, las graves consecuencias económicas que el conflicto en Ucrania está causando alrededor de todo el continente Europeo, y, por último, la situación migratoria que derivó de la puesta en marcha del Brexit.


La Reina Isabel II y la Primera Ministra Liz Truss se encuentran en la residencia de Balmoral, días antes de la muerte de la Soberana británica.

A Liz le toca lidiar en sus primeros días como Jefa de Gobierno con el inesperado fallecimiento de la Reina Isabel II, quien la había recibido para invitarla a formar un gobierno en su nombre. Sin duda alguna una de sus primeras batallas será una transición monárquica que no se daba hacía 70 años y que tiene expectante al país y al mundo.

Es por lo anteriormente mencionado que la nueva Primera Ministra deberá comenzar su mandato con un objetivo global: intentar unificar y ponerle riendas a un Reino Unido que se deja ver cada vez más dividido.


Concepción Mejías Carrascosa (España): Graduada en Derechos Humanos y Gobernanza, Universidad Autónoma de Madrid.

Un comentario sobre "Tiempos turbulentos" Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: