Saltar al contenido

Extensión de la Plataforma Continental Argentina ¿Qué pasa con Malvinas?

En 2017 Argentina extendió su plataforma continental, en ese proceso, el país sudamericano reafirmó sus reclamos históricos de soberanía ante el Reino Unido.

El mar cubre casi dos tercios del planeta, por esta razón es importante el desarrollo de la ciencia y la tecnología para la explotación de recursos naturales que satisfacen las necesidades de la humanidad. Muchas veces escuchamos hablar de la plataforma continental pero, ¿qué es? La plataforma continental es la prolongación natural del continente bajo el mar. La Convención de Naciones Unidas sobre Derecho del Mar −COVEMAR− establece que esta área submarina se extiende hasta las 200 millas marinas coincidentes con la zona económica exclusiva contadas desde la línea de base. Este espacio se mide por su extensión y su profundidad, a diferencia de las otras delimitaciones submarinas que se miden sólo por su distancia de la línea de base marítima.

La CONVEMAR entró en vigencia para la Argentina en 1995 y regula en su artículo 76 que los países pueden probar que su plataforma se extiende hasta las 350 millas marinas. Las presentaciones que realizan los países serán evaluadas por un organismo técnico de Naciones Unidas creadas por la convención (Comisión de Límites de la Plataforma Continental).

¿Que hizo nuestro país? Argentina creó en 1997, durante el gobierno de Carlos Saúl Menem, la Comisión Nacional del Límite Exterior de la Plataforma Continental (COPLA) que realizó complejos estudios cartográficos, hidrográficos, geológicos, geodésicos, entre otros, elaborándose un mapeado bioceánico para comprobar la extensión real de la plataforma argentina a través de buques con equipamientos especiales. Otros organismos del Estado también ayudaron a la comisión, como universidades, la Comisión Nacional de la Carta Geológica, el Instituto Antártico Argentino y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), entre otros.

La Comisión Argentina es un organismo interministerial integrado por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, el jefe del servicio de hidrografía naval y por un miembro del Ministerio de Economía. También cuenta con un coordinador general, científicos y profesionales de diversas áreas. El grupo de trabajo utilizó todos los criterios y fórmulas que detalla el instrumento jurídico internacional en el artículo citado anteriormente.

El 21 de abril de 2009 COPLA presentó en Nueva York los estudios ante la Comisión de Naciones Unidas. En un primer momento la comisión evaluadora no estaba convencida de los documentos científicos presentados por Argentina, eso requirió un esfuerzo adicional del equipo técnico nacional porque había puntos discutidos.

Luego de muchos años de trabajo y una exposición oral ante el plenario de la comisión, el organismo internacional aceptó la pretensión argentina en 2017 extendiendo su plataforma submarina hasta las 350 millas marinas. Por lo tanto, el área continental se amplió un 35% (1,7 millones de km cuadrados) y le da el derecho al Estado argentino a explorar y explotar los abundantes recursos naturales que se podrían encontrar en dicho espacio marítimo, como por ejemplo hidrocarburos y distintos minerales. Se deberá alentar la creación de proyectos nacionales o extranjeros que inviertan y financien la explotación de los mismos y, además, los mapas oficiales argentinos deberán ser modificados y adaptados a la nueva delimitación continental que tiene el país.

Se trató de un proyecto que generó una verdadera política estatal de soberanía territorial, en una zona política y económicamente muy importante, apoyado por diferentes gobiernos a lo largo de veinte años y diversas situaciones en el país. El estudio realizado por COPLA ha sido reconocido por la comunidad internacional, donde distintos países como Chile, Ecuador, Cuba y Sudáfrica han consultado a Argentina acerca de la minuciosidad de los estudios realizados.

¿Qué pasa con Malvinas? La extensión submarina comprendería a las Islas Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur quedando dentro de territorio argentino. La Comisión de la ONU no puede calificar, emitir opinión o analizar un territorio que esté en disputa de soberanía, por lo tanto no se expidió sobre este tema y postergó el análisis sobre las islas del atlántico sur, hoy ocupadas por los británicos. La comisión de Naciones Unidas es un organismo técnico, no es un tribunal internacional que podría resolver sobre un conflicto de esta índole.

El equipo de COPLA con los nuevos mapas argentinos.

La calificación de conflicto de soberanía que hace la ONU es un avance importante para el reclamo histórico argentino debido a que el Reino Unido nunca había reconocido que existía una disputa de soberanía sobre las islas.

«Como todos sabemos, el Reino Unido no reconoce una disputa de soberanía, y el hecho que Naciones Unidas esté depositando todos estos trabajos realizados para identificar el contorno de la plataforma continental argentina, implica un reconocimiento claro de la disputa de soberanía»

Carlos Foradori

Vicecanciller en 2016 y presidente de COPLA

Este logro histórico puede ser comparado con la resolución 2065 del Comité de Descolonización de Naciones Unidas del año 1965, donde la ONU estableció que en Malvinas existe un conflicto de soberanía y recomienda a las partes a negociar según los intereses de los habitantes de las islas para terminar con la situación de colonialismo en el atlántico sur.

Con este logro se abre una incógnita… ¿Es un nuevo argumento para el reclamo argentino sobre Malvinas? En mi opinión sí lo es. Se suma a una de las tantas razones que tiene la Argentina en contra del Reino Unido, desde fundamentos jurídicos, históricos, políticos y geográficos para afirmar que las Malvinas son argentinas. La ampliación del mar argentino sería un elemento de naturaleza geológica para consolidar aún más las negociaciones con el Reino Unido y profundizar la lucha diplomática.

Ahora la tarea del gobierno, cancillería y la diplomacia argentina es elaborar una política exterior coherente para hacer frente a un conflicto histórico que se inició en 1833 cuando los británicos se apropiaron por la fuerza de los archipiélagos, violando el Derecho Internacional Público. Una de las grandes deudas de la democracia argentina fue construir una política de estado sobre el reclamo de las islas, donde las diferencias partidarias domésticas se vieron reflejadas en la misma. Una estrategia diplomática y estatal sólida es esencial para negociar ante el Reino Unido y los organismos internacionales con el fin de recuperar la soberanía de la “perdida perla austral”.


Romano, Juan Martín (Argentina): Estudiante de abogacía, Universidad Nacional de Rio Cuarto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: