Saltar al contenido

CategoríaArgentina

Nuevo tren de oportunidades para Argentina

El pedazo de torta con el que se queda el estado no está precisamente destinado a la promoción de la industria nacional, de hecho pareciera ser todo lo contrario, el país no hace más que castigar a los creadores de riqueza. Por Julián Resentera Ficcardi

El inolvidable «corralito»

La crisis sin precedentes que vivió el país en el año 2001 no solo cambió el subconsciente colectivo de los argentinos y agravó los niveles de pobreza, sino también cambió la imagen y percepción de la nación en el mundo. Por Julián Resentera Ficcardi

El pueblo quiere votar (bien)

Cada dos años Argentina ingresa en la vorágine de renovación de cargos políticos en todo su territorio. Cambian las caras (algunas), las alianzas y los partidos, pero si hay algo que se mantiene intacto es aquello mediante lo que se vota: la boleta partidaria. Por Alejandro Cabral Páez

Un conservador popular argentino

Con la plaza llena, las banderas partidarias flameando y rock nacional de fondo, el líder pronuncia su discurso. Disfrazados de un sin fin de nombres, hay que estar atentos a los conservadores populares ya que el traje, la corbata y la peluca puede mutar, rápidamente, en las sotanas y las botas. Por Juan Cruz Zalazar

Casa propia, techos dignos

Aunque el Estado tiene la responsabilidad de acceso a una vivienda digna, ¿puede diseñar las políticas públicas necesarias? ¿O es la política polarizada la responsable de solo alcanzar viviendas marginales?

Hagan lío

Frente a una ley injusta o sin lógica, lo lógico es no acatarla ¿Cuando dejamos que un grupo de burócratas irresponsables decidieran por nosotros? La pandemia le quita las caretas al poder y muestra la peor cara de quienes «nos representan». Por Juan Cruz Zalazar

Mendoza, un lugar

En 1819 Argentina estaba al borde de la desidia con una constitución unitaria y un vacío de poder en el interior. Hoy, 200 años después, un presidente comete el error de gobernar en la desunión y su mala praxis remueve fantasmas del pasado y alimenta las fantasías del futuro. Por Juan Cruz Zalazar